Trump y Erdogan: Reformulando la relación bilateral.

May 17, 2017

Con la consolidación de Erdogan en el poder, Turquía está revisando su posicionamiento en el mundo. El neo-otomanismo parecería ser la estrategia más influyente en la política exterior turca. ¿Cómo serán las relaciones con Estados Unidos? ¿Continuará esta alianza?

 

Así como la llegada de Donald Trump al poder en Estados Unidos podría significar el giro más importante en política exterior de ese país desde 1942, la consolidación de Recepp Tayyip Erdogan en Turquía podría implicar el mayor giro geopolítico del país desde su fundación moderna.

 

 

Ambos países coinciden en un momento de cambio y revisión de su estrategia de posicionamiento en el mundo. ¿Podrán mantener su histórica alianza?

Por el lado de Estados Unidos, no es casualidad que la primera gira internacional de Trump sea en el conflictivo territorio de Medio Oriente, y no en Canadá, México o Europa. Es que, para el flamante presidente, derrotar al terrorismo y lograr estabilidad en esta región es fundamental para la seguridad interna norteamericana.

 

En este contexto, y antes de partir con rumbo a Arabia Saudita, el presidente de Estados Unidos recibió este martes en la Casa Blanca a su par turco, Recepp Tayyip Erdogan.

 

“Un nuevo comienzo”

 

Así tituló Erdogan su visita a Estados Unidos. Este comentario podría resultarnos ambiguo si tenemos en cuenta que desde 1945 Turquía ha sido un aliado confiable para Occidente en la región. No solo por ser miembro de la OTAN, sino también por albergar la base aérea norteamericana de Incirlik al sur del país.

 

Sin embargo, desde la llegada de Erdogan como primer ministro en 2003, las relaciones han ido empeorando, especialmente durante el mandato de Barack Obama. Turquía se ha ido alejando progresivamente de la Unión Europea -luego de haber solicitado la adhesión- al tiempo que endurecía su retórica hacia Occidente, realizando un giro geopolítico desde un laicismo europeísta hacia un neo-otomanismo. Así, en los últimos años, la influencia turca en los conflictos de Medio Oriente ha ido en aumento.

 

Uno de los principales conflictos con Estados Unidos, tuvo que ver con el asilo político que este país le dió al disidente turco Fetulah Gulen, residente en Pensilvania y al que se lo acusa de instigar el fallido golpe de estado contra Erdogan en 2016.

 

A pesar del título, el comienzo de la visita de Erdogan al país no fue de lo más feliz, ya que guardaespaldas del presidente agredieron a manifestantes prokurdos que reclamaban junto a la residencia del embajador turco en Washington, dejando un saldo de nueve heridos.

 

 

 

La represión fue grabada y subida a las redes sociales, generando protestas. Mira el video acá 

 

Siria: aliados y enemigos

 

Sin duda, el tema que más preocupa a ambos mandatarios hoy en día en el escenario internacional es el conflicto sirio, en el cual tienen posiciones similares en algunos temas y totalmente enfrentadas en otros.

 

Por un lado, ambos comparten cierto rechazo a la figura de Bashar al Assad, actual presidente sirio, a quien prefieren fuera del poder en el futuro. Asimismo, también están de acuerdo en la necesidad de derrotar al terrorismo islámico – aunque varias versiones extraoficiales entienden al gobierno turco como uno de los promotores del ISIS -. Sin embargo, no coinciden en los medios para lograr estos objetivos.

 

El gran factor de conflicto es la relación entre Estados Unidos y las milicias kurdas “Unidades de Protección del Pueblo (YPG)”, sus principales aliados en Siria para luchar contra el Estado Islámico.

 

 

Los kurdos son un grupo étnico disperso entre Siria, Irak, Iran y Turquía, donde se concentra la mayor comunidad kurda del mundo, con alrededor de 20 millones de personas. El gobierno turco ha estado en permanente conflicto armado con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) desde 1984, y mantiene como prisionero político a su histórico líder y fundador, Abdullah Occalan. Desde que estalló el conflicto en Siria, los  kurdos de aquel país han organizado un gobierno propio y bastante autónomo en la zona conocida como Rojava, fronteriza con Turquía. Esto no ha sido del agrado de Erdogan, ya que argumenta que las milicias kurdas sirias, brindan apoyo al PKK en su lucha contra el gobierno de Ankara.

 

Así, la semana pasada, el gobierno turco calificó de inaceptable el apoyo militar de Estados Unidos a los kurdos, y acusó a los norteamericanos de financiar organizaciones terroristas, dañando las relaciones bilaterales.

 

Recomponiendo la relación bilateral

 

Entre formalismos y sonrisas, los mandatarios han buscado recomponer la relación bilateral. Ambos saben que se necesitan mutuamente y que tienen intereses comunes.

 

Por esto, Erdogan, ha usado el apoyo norteamericano a los kurdos para negociar un “resarcimiento” y seguir capitalizando su posición geoestratégica como nexo entre Medio Oriente y Occidente, al igual que ha utilizado la crisis de los refugiados para negociar con Europa

 

Si bien lo ideal para el gobierno turco sería lograr la extradición del clérigo Fetullah Gulen, esto parecería en principio bastante lejano. Por otro lado, Erdogan logró que Estados Unidos ratificara su apoyo a Turquía para combatir al PKK, a quien calificó de grupo terrorista

 

 

Por último, ante la inminente caída de Raqqa (la capital del Estado Islámico en Siria) en los próximos meses, Erdogan pretende evitar que los kurdos capitalicen esta victoria, y obtener mayor influencia en la reconstrucción de Siria post-ISIS.

 

Por su parte, Estados Unidos necesita un aliado de peso para negociar con las otras dos grandes potencias involucradas en el país: Rusia e Irán. Es por esto que sin duda observaremos en el próximo tiempo una relación amor/odio, con una Turquía bastante más rebelde, pero que sabe que necesita mantener como aliado a Estados Unidos si pretende seguir aumentando su influencia regional.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Facebook Clean Grey
  • Gris Icono de Instagram
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© 2018 by Augusto Salvatto.