#FutbolYPolítica: Bendita competencia

May 12, 2019

En un año terrible para la relación entre Gran Bretaña y Europa, cuatro equipos ingleses son los finalistas de las dos competencias internacionales de la UEFA, con buen juego y principalmente mucha emoción. ¿La clave?: La competencia. ¿Qué puede enseñarnos estos sobre la realidad político-económica?

 Los paralelismos entre el futbol y la vida social o política siempre son complejos y generalmente no logran ser totalmente fieles a la realidad. Sin embargo, pueden ser útiles para marcar algunas ideas de forma sencilla.

 

Nadie podría negar que la Premier League es la liga más apasionante de Europa. No porque el futbol se juegue de una forma especialmente elegante, ni porque estén los mejores jugadores del mundo. Sin embargo, en el futbol como en la vida, la competencia sana es una de las claves del éxito. Al inicio de las temporadas en la liga inglesa resulta extremadamente difícil predecir quien será el campeón, y usualmente esto no se define hasta las últimas fechas.

 

En la Liga Española, el Real Madrid y el Barcelona se repartieron 20 de los últimos 25 campeonatos, mientras que, en Italia, Juventus ganó las últimas 8 ligas de manera consecutiva y en Alemania el Bayern Múnich se quedó con 7 de las últimas 10. Ni hablar de la Ligue 1.

 

Mientras tanto, en la Premier si bien han pasado periodos de hegemonía de uno o de otro equipo, la competencia siempre se mantuvo viva entre conjuntos como el Manchester United, Manchester City, Arsenal, Chelsea, Liverpool, Tottenham e incluso el Leicester ha dado el batacazo en 2015-2016.

 

Los monopolios a los que se sometieron la liga italiana o alemana, y el oligopolio español han provocado una perdida de incentivos en los equipos “de mitad de tabla”, e incluso en los aficionados del fútbol. La afición del Barcelona, por ejemplo, ve como un fracaso estrepitoso haber quedado fuera de la Champions, poniendo en cuestionamiento al entrenador y la plantilla a semanas de haber obtenido el torneo local. ¿Qué incentivos tiene un seguidor de Barcelona o Real Madrid para ir a ver un partido contra Eibar o el Leganés? O incluso para verlo por televisión. Si el resultado ya se sabe.

 

Los grandes están obligados a ganar, por más de un gol, y lo más probable es que eso suceda.

La Premier, por su parte, supera además a todas las ligas europeas en presupuestos y marketing, e incluso en concurrencia a los estadios en todos los partidos de primera y segunda división. La liga inglesa sigue manteniendo la pasión y generando incentivos a todos los equipos para competir, derivando en un torneo mucho más apasionante, y así lo han demostrado sus equipos en la semifinal de la Champions League. Acostumbrados a competir cada fin de semana y no solo cuando juegan un Derby, como les sucede al Madrid, Barcelona, Bayern o Juventus. Podía verse perfectamente en el segundo tiempo del partido entre Barcelona y Liverpool. Los jugadores culé casi sin reacción ante el avasallante juego de los ingleses, no es más que el reflejo de la presión y la falta de competencia a la que se someten en sus ligas.

 

La imagen de Mauricio Pochettino llorando besando el césped del Johan Cruyff Arena al terminar el partido no puede más que inundar de felicidad a todos aquellos que aman este deporte. Porque sabemos lo que es festejar en el último minuto, dar el batacazo, ser la sorpresa. Esa cuota de emoción que el fútbol europeo ha perdido en la mayoría de los casos, es lo que hace que el fútbol despierte pasiones en el mundo entero. Por eso, lo sucedido esta semana fue una oda al fútbol.

 

En la economía como en el fútbol, los grandes quieren seguir siendo los únicos. La falta de competencia les resulta cómoda. Pero en el largo plazo, está claro que la sana competencia lleva a los equipos, así como también a los actores en una economía, a buscar mejorar continuamente, ser más eficientes, productivos, brindar mejores espectáculos a los aficionados o productos de mejor calidad a los consumidores. Y eso es bueno para todos.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Facebook Clean Grey
  • Gris Icono de Instagram
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© 2018 by Augusto Salvatto.