Repensando el lugar de América Latina en el mundo

July 23, 2018

El escenario internacional en el que surgieron las jóvenes repúblicas latinoamericanas, ya no existe. Ante esta situación, estos países deberían repensar su estrategia de relacionamiento con el mundo. Sin embargo, esto no sucede en todos los casos, y está lejos de ser la tendencia general en la región. ¿Cómo posicionarnos correctamente en este mundo desordenado?

 

De Europa a Asia

 

En primer lugar, Europa ha dejado de ser el eje central del mundo. En principio, el fin de la primera y segunda guerra mundial, implicaron el ascenso norteamericano a la cima del poder en el hemisferio occidental. Sin embargo, el proceso que está contribuyendo al cambio rotundo en el escenario internacional en los últimos años resulta mucho más difícil de percibir.

 

En el SXXI, el eje del mundo ha pasado a ser Asia Pacífico. Alguna vez llamada “Extremo Oriente”, esta parte del planeta ha estado en la cima del poder mundial por mucho más tiempo que otras regiones. El crecimiento de Japón, los tigres asiáticos, y especialmente China, es más bien el regreso a la normalidad, si tenemos en cuenta que hacia 1850, China ostentaba el 40% del PBI mundial.

 

En el caso de China, desde la apertura impulsada por el programa de modernización económica de Deng Xiao Ping en 1976, se experimentó un crecimiento promedio de 10% del PBI por tres décadas, que convirtió al gigante asiático en la segunda economía del mundo, el principal exportador mundial y mayor tenedor global de reservas internacionales.

 

 

Este enorme poder económico, y su gran capacidad de ahorro tienen como consecuencia una nueva forma de proyección de poder en el mundo. Esto se ve reflejado en la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB), y el fuerte impulso que ha cobrado la iniciativa OBOR: el proyecto de desarrollo de infraestructura más ambicioso a nivel mundial que promete cambiar el eje geoeconómico del planeta, conectando por tierra y mar a 68 países. De concretarse, posicionaría a China literalmente como el centro del mundo comercial, haciendo honor a su nombre[1].

 

Mientras que China ralentiza su crecimiento por cuestiones estructurales, otro gigante asiático ve crecer a su economía a “tasas chinas”: La India. Durante 2015 y 2016, este país creció a un promedio del 7,5% y según afirma el FMI, continuará siendo la economía de crecimiento más rápido en el mundo hasta 2020.

 

De acuerdo con un informe de la OCDE, las perspectivas hacia 2060 profundizan esta tendencia. Así, China y La India concentrarían el 46% de la economía mundial, superando a Europa, Japón y Estados Unidos juntos (29%)

 

“El efecto Trump”

 

2016 ha sido sin duda un año de sorpresas en materia electoral en el mundo. La elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos y la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea han acelerado estas tendencias de cambio en las relaciones internacionales.

 

El “Efecto Trump” ha dado un fuerte empujón a los países de Asia Pacífico, y especialmente a China, para erigirse como el garante del comercio libre en el mundo (Aunque suene paradójico), impulsando con más fuerza su iniciativa One Belt, One Road (OBOR).

 

Además, la retirada de Estados Unidos de la iniciativa comercial conocida como TPP, dio paso al RCEP (Asociación Económica Integral Regional), un acuerdo similar pero impulsado por China y que deja afuera a los países latinoamericanos, y desde luego a Estados Unidos.

 

¿Cuál es el lugar de América Latina en el escenario internacional?

 

Ante esta situación, América Latina se encuentra ante la necesidad de replantear su lugar en el mundo. Resulta evidente que no es posible continuar manteniendo la misma relación simbiótica con Europa y Occidente que fue el pilar principal de su política exterior hasta el momento. O al menos no sin incorporar seriamente a Asia como un actor fundamental.

 

Por un lado, Latinoamérica ha dejado de ser “El extremo de Occidente”. Esto implica una enorme oportunidad para posicionarse en el mundo aprovechando su ubicación estratégica entre dos océanos. De hecho, esto resulta un activo importante para China, que ha buscado impulsar la construcción del “Canal de Nicracagua”, así como también de un ferrocarril bioceánico que cruce el continente desde el Puerto de Santos en Brasil hasta Bayóvar en Perú. Otras iniciativas incluyen también a Bolivia, Argentina y Chile.

 

Los potenciales beneficios en materia comercial y de inversiones que implica un acercamiento a los países de Asia, son innegables. Estos países, superpoblados en algunos casos, y con falta de recursos naturales en otros, necesitan los recursos naturales y alimenticios que América Latina tiene para ofrecer.

 

A diferencia de Asia, Europa ha perdido su atractivo como mercado para los productos latinoamericanos, aunque muchos de los países de la región no lo registren. Con un mercado de 500 millones de habitantes, su importancia relativa disminuye ante el rápido crecimiento de la clase media con capacidad de consumo en países como China (1.300 millones de habitantes), India (1.200 millones) o Sudeste Asiático (560 millones).

 

Es menester para encarar esta nueva posición en el mundo, que se profundicen las iniciativas de integración latinoamericanas de forma seria, y no solo discursiva, mediante hechos concretos. Para esto, el ejemplo de la ASEAN[2] resulta un caso paradigmático de un grupo de naciones pequeñas, rodeadas de grandes potencias, que en la integración encontraron una forma de posicionarse de forma más fuerte en el escenario internacional.

 

El mundo se encuentra en un momento de cambio y el tablero internacional en un reordenamiento, los próximos años serán cruciales para América Latina si es que quiere mejorar su posición.   

 

 

 

 

 

 

 

[1] Zhongguo (中国) significa literalmente “Nación/Imperio del centro” y es el nombre con que los chinos llaman a su país. El carácter zhōng (中) significa "centro", "medio" y guó (國) significa "Estado", "Imperio" o "nación".

 

[2] Compuesta por Indonesia, Filipinas, Malasia, Singapur, Tailandia, Vietnam, Brunei, Camboya, Laos y Myanmar.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Facebook Clean Grey
  • Gris Icono de Instagram
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© 2018 by Augusto Salvatto.