¿Quién está más loco? La teoría detrás de la estrategia de Trump en Corea del Norte

March 14, 2018

 

Existen los que realmente piensan que Donald Trump está loco y que eso podría comprometer el accionar de ese país en la política internacional ¿Son sus acciones completamente irracionales? ¿Está jugando “al loco” para defender sus intereses? Te presentamos algunas claves para entender la estrategia norteamericana en Corea del Norte.

 

"La llamo la Teoría del Loco, Bob. Quiero que los Norvietnamitas crean que he alcanzado el punto en el que podría hacer lo que fuera para parar la guerra. Correremos el rumor de que, 'por amor de Dios, conoces a Nixon, está obsesionado con el Comunismo. No lo podemos reprimir cuando está furioso -- y tiene la mano en el botón nuclear' -- y el mismo Ho Chi Minh estará en París en dos días suplicando por la paz."    

          

Estas palabras corresponden al mismísimo Richard Nixon, ex presidente de Estados Unidos (1968 – 1973). Según las fuentes, eso le habría dicho a su jefe de gabinete, H.R “Bob” Haldeman en relación con su plan para que los norvietnamitas accedan a negociar con Estados Unidos. 

 

La Teoría del Loco (Madman Theory), consiste en mostrarse frente a los enemigos como una figura impredecible, cuyo accionar no está movido por cálculos racionales y que podría hacer cualquier cosa con tal de defender sus intereses. Según esta teoría, mostrarse de esa forma permitiría disuadir al rival, obligándolo a sentarse a negociar para no arriesgarse a las consecuencias que podría tener actuar en contra de sus intereses.

 

Trump y la Teoría del Loco: El caso chino.

 

A lo largo de la historia, la falta de comprensión mutua ha sido un factor crucial en el surgimiento de conflictos internacionales. El miedo a lo desconocido ha precipitado guerras y disputas entre potencias desde hace años, y lo seguirá haciendo.

 

Durante su campaña, Donald Trump parecía obsesionado con China. En términos de política exterior, acusó a la administración Obama de permitir al gigante asiático convertirse en una amenaza comercial y militar para Estados Unidos.

 

Tanto es así, que ante una consulta del Washington Post durante la campaña, respondió: "Tenemos que ser impredecibles para lidiar con China". La imprevisibilidad es un elemento central de la Teoría del Loco.

 

Ya convertido en presidente, y durante una visita de su par chino Xi Jinping en su residencia de Mar-a Lago, Trump decidió precipitadamente bombardear a la ciudad siria de Homs desde sus portaviones en el Mar Mediterráneo. Esta acción, fue también leída como un mensaje a Xi. “Así como bombardeamos Siria, estamos dispuestos a hacer lo mismo en Corea del Norte si China no colabora”, podía leerse entre líneas.

 

En agosto del año pasado, Trump volvió a amenazar a Corea del Norte: “Se encontrarán con fuego y furia, como el mundo jamás ha visto”, fueron sus palabras.

 

Cuanto más loco, mejor

 

Parecería ser casi obvio que Donald Trump está aplicando la estrategia “del loco” para lidiar con China y Corea del Norte. Sin embargo, resulta fundamental preguntarse: ¿Le ha funcionado?. Y en ese caso, la respuesta no parecería tan sencilla.

 

Otro personaje al que la prensa internacional ha calificado de “loco” constantemente es Kim-Jong Un. Sin embargo, el joven y extremadamente hábil líder norcoreano, se encuentra lejos de la irracionalidad en sus acciones. Inteligentemente, y con una admirable cintura política para negociar con China, logró completar su programa misilístico intercontinental en 2017.

 

Luego de eso, y aprovechando la llegada de Moon Jae In a la presidencia de Corea del Sur, comenzó sus conversaciones con Seúl. Moon, a diferencia de su antecesora, es partidario de la teoría de los rayos del sol y se encuentra más abierto al diálogo con sus vecinos del  norte.

Kim Jong Un sabe perfectamente como jugar el juego del loco. Lo aprendió de su padre, y éste de su abuelo. Esta estrategia resultó una clave fundamental de la inserción norcoreana en el escenario regional, y hoy está más presente que nunca en la mente del joven líder.

 

Parecería que en este juego de poder, cuánto más loco, mejor. Y pensando en el futuro encuentro entre Trump y Kim, deberíamos preguntarnos: ¿Quién está más loco?

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Facebook Clean Grey
  • Gris Icono de Instagram
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© 2018 by Augusto Salvatto.