La independencia del Kurdistán: La nueva crisis de Medio Oriente

September 29, 2017

A pesar de que hace décadas que luchan por su independencia, los kurdos han saltado a la primera plana del escenario internacional por su rol fundamental para combatir al Estado Islámico en Siria e Irak. Con más de 40 millones de personas distribuidas entre Turquía, Siria, Irak e Irán, se han convertido en un actor clave para el futuro de Medio Oriente. El reciente referéndum independentista realizado por el Kurdistán Iraquí puede desatar un conflicto regional a gran escala. Enterate por qué:

 

 

 

“Los kurdos son como el fuego. Si te acercas amablemente, te darán calidez. Si lo haces violentamente, te quemarán” Leyla Zana. Activista por los derechos de los kurdos en Turquía.

 

De los casos de separatismo conflictivo en el mundo, uno de los más destacados es el de la región del Kurdistán. El pueblo kurdo, es un pueblo sin Estado, compuesto por más de 40 millones de personas, que se distribuye principalmente en el territorio de varios países de la zona.

 

Tras el reparto de las antiguas posesiones del Imperio Otomano en Medio Oriente al fin de la Primera Guerra Mundial, el territorio del Kurdistán quedó fragmentado principalmente entre Siria, Turquía, Irán e Irak.

 

Video explicativo:

 

 

 

El Kurdistán iraquí: Camino hacia la independencia.

 

En los últimos años, Irak es el país donde los kurdos han logrado mayor autonomía de facto, aunque no sin recelo de las autoridades nacionales.

 

Las disputas entre Bagdad y Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, no son nuevas, y tuvieron su punto máximo de tensión durante el Genocidio de Anfal en 1987, donde murieron entre 50 y 180 mil kurdos en manos del ejército de Saddam Hussein.

 

Cuando los Estados Unidos bajo la administración de George W. Bush decidió invadir Irak en 2003, los kurdos apoyaron a las tropas americanas. Esta alianza fue sumamente beneficiosa para los kurdos, que no solo obtuvieron cada vez mayor poder militar, sino también gran influencia. Tanto es así que el presidente del país fue entre 2005 y 2014 el líder kurdo Yalal Talabani.

 

Actualmente el Kurdistán iraquí es la región más estable del país tanto política como económicamente. Su gobierno es de tipo parlamentario y es ejercido por el presidente Masud Barzani, quien maneja las relaciones exteriores autónomas de la región. En cuanto a la economía, ha logrado alcanzar un mayor nivel de desarrollo que el resto de Irak, con un ingreso per cápita un 30% superior atrayendo alrededor de 20.000 trabajadores de otras zonas. Representa actualmente, alrededor del 60% del PBI iraquí. Sus principales actividades económicas son el petróleo, la agricultura ya que tiene las tierras más fértiles del país y el turismo, especialmente en la ciudad de Erbil.

 

Con la irrupción del Estado Islámico (Daesh o ISIS) en la escena de Medio Oriente, los kurdos cobraron un rol fundamental tanto en Siria como en Irak, y aprovecharon la inestabilidad política de los países en cuestión para profundizar su organización autónoma de facto. Además, la gesta heroica de los Pashmergas o combatientes kurdos, apoyados por Estados Unidos, generó simpatías y despertó sentimientos nacionalistas en kurdos de toda la región, que se trasladaron a Irak a apoyar a sus connacionales y proveyó al pueblo kurdo de más elementos que afirman su identidad nacional.

 

¿Es posible un Kurdistán Independiente?

 

Los kurdos iraquíes han sabido capitalizar las situaciones traumáticas vividas en ese país durante el SXXI. Mientras el resto del territorio se desangraba por la invasión norteamericana primero y el avance del Estado Islámico después, el Kurdistán ganaba cada vez más autonomía e influencia, y la zona ya se convirtió en autónoma de facto.

Por esto, con la amenaza yihadista cada vez más débil y acorralada en Mosul, los kurdos vuelven a concentrarse ahora en su búsqueda de mayor autonomía, que se plasmó en el referéndum independentista del pasado lunes. En la tensa jornada electoral, el 78% de los más de 5 millones de kurdos iraquíes llamados a votar asistió a las urnas a responder la siguiente pregunta: “¿Quiere que la Región del Kurdistán y las zonas kurdas de fuera de la región se conviertan en un país independiente?".

 

Si bien la mayoría de las encuestadoras hablan de una clara victoria del “Si”, los resultados finales se harán esperar hasta el miércoles.

 

Una hipotética independencia sería catastrófica para Irak, ya que la zona del Kurdistán es sumamente importante debido a sus suelos fértiles y sus recursos naturales, y representa alrededor del 60% de la economía iraquí actualmente.

 

Ante esta situación, las autoridades iraquíes advirtieron al presidente kurdo que no reconocerán los resultados del referéndum, mientras que el parlamento iraquí solicitó al primer ministro Haidar al Abadi, el despliegue de fuerzas de seguridad en las zonas en disputa, así como el cierre de los pasos terrestre.

 

A su vez, Turquía e Irán, las dos grandes potencias regionales con presencia kurda en su territorio, han rechazado el referéndum y advertido a las autoridades kurdas. En el caso iraní, el portavoz del ministerio de exteriores, Bahram Qasemi, afirmó que el Kurdistán es una parte inalienable de Irak, y llamó a mantener la integridad del país.

En cuanto a Estambul, que tiene en su territorio más de 20 millones de kurdos, los reclamos han sido más intensos, llegando a amenazar con una intervención militar y calificando el referéndum como “un terrible error”. Es que, si esta zona llegara a independizarse, no solo implicaría un gran problema político y económico para Irak, sino que podría generar reacciones similares en los pueblos kurdos que habitan Turquía y Siria.

 

 Futuro incierto y nueva crisis regional

 

Ante lo que parece ser una clara victoria del “Si” en el referéndum independentista, los interrogantes son muchos ¿Cómo reaccionarán los países involucrados? ¿Podría esto desencadenar un conflicto a gran escala? ¿Qué consecuencias tendría un desmembramiento territorial de Irak?

 

Interrogantes que aún no podemos resolver, aunque tengamos algunas pistas. En principio, el gobierno turco de Recepp Tayyip Erdogan, quizás la potencia más afectada en la región, no dudará de utilizar su ejército de un millón de hombres para evitar cualquier intento independentista kurdo en la zona.

 

VER: Trump y Erdogan: Reformulando la relación bilateral

 

“Llegamos al punto en que las armas deberían callarse y dejar hablar a las ideas”, escribió en 2013 Absullah Occalan, fundador del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) desde la prisión de Imrali en Estambul, donde cumple una sentencia de cadena perpetua. Lamentablemente, contra los deseos de Occalan, el pronóstico para el futuro parecería ser otro.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Facebook Clean Grey
  • Gris Icono de Instagram
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© 2018 by Augusto Salvatto.