Corea: Corrupción y desequilibrio regional

March 13, 2017

Tras un escándalo de corrupción, la presidenta conservadora Park Geun-hye fue removida de su cargo. Lejos de ser una cuestión meramente local, esto podría ser otro de los factores que llevan a la reconfiguración del orden regional asiático y la escalada de tensión entre Seúl, Pyongyang y Pekín.

 

Este pequeño país asiático de 99 mil kilómetros cuadrados (Aproximadamente el tamaño de la Provincia de Chacho), es mundialmente conocido por sus exitosas empresas como Samsung, LG, Hyundai o Kia. En Argentina, nos resulta más familiar asociarlos con los supermercados “chinos”, los locales de ropa en Avenida Avellaneda o el baile de Gangman Style. Alguno que otro recordará también que organizaron junto a Japón el mundial 2002 y sorprendentemente llegaron a la semifinal, aunque eso mejor dejarlo en el olvido.

 

Este viernes, la presidenta surcoreana Park Geun-hye se transformó en la primera mandataria destituida en Asia en un contexto democrático. Park, de 65 años, del ex presidente y militar Park Chung-hee, debió abandonar ayer la residencia presidencial tras ser destituida de su cargo por decisión unánime del Tribunal Constitucional.

 

La acusación que pesa sobre la ahora ex mandataria es colaborar con su amiga de la infancia Choi Soon Sil para extorsionar a importantes empresas locales como Samsung. Al final, aunque no te entiendan cuando le decís que no querés el vuelto en caramelos, los coreanos son más argentinos que la corrupción.

 

Sin embargo, a diferencia de lo que sucede por estas tierras, esta situación no fue tolerada por la sociedad coreana, que tras multitudinarias manifestaciones logró a fines de 2016 que se la suspendiera de su cargo.

 

En los últimos días, tras conocer la decisión final, los simpatizantes de Park se manifestaron a su favor enfrentándose con la policía y dejando un saldo de cuatro muertos. Sin embargo, In Myung-jin, líder del partido conservador Libertad Corea, al cual pertenece Park, dijo que “respetaba humildemente” el fallo.

 

La ahora ex mandataria, tras haber perdido los fueros, espera un juicio penal por abuso de poder y mal desempeño en el ejercicio de sus funciones.

 

Consecuencias en el escenario internacional

 

A pesar de su tamaño, Corea del Sur es un país fundamental para el equilibrio de poder en Asia, por lo tanto, cualquier crisis política interna repercute fuertemente en sus vecinos y en el orden regional asiático. Históricamente aliado a Estados Unidos y a pesar de haber tenido fuertes disputas territoriales en el pasado con Japón, comparte con los nipones la necesidad de controlar el creciente poderío nuclear de Corea del Norte, respaldado por China.

En esta península, la guerra fría aún no ha llegado a su fin, y en los últimos años se está calentando cada vez más. Los conservadores surcoreanos, en cuyas filas está la célebre Park, entienden que detrás de la remoción de la presidenta se encuentra la inteligencia de Pekín y Pyongyang.

 

Por su parte, Moon Jae-in, el líder del Partido Democrático que encabeza los sondeos para las próximas elecciones, tiene una mirada completamente distinta de la política exterior, que podría alterar el equilibrio asiático. Desde su partido, buscan profundizar el diálogo con Corea del Norte, basados en la antigua política de “luz del sol” mediante la cual Seúl fomentaba los vínculos con ayuda monetaria.

 

Esto podría llevar a un cambio en la relación con Washington e incluso se buscaría reducir las tensiones con China, que en las últimas semanas se han tensionado por los bloqueos comerciales y turísticos realizados por Pekín, como represalia tras la instalación del escudo antimisiles estadounidense Thaad.

 

En sus últimos 60 días en el poder, el partido conservador deberá lidiar con un escenario regional complicado entre la crisis con China

 

 

y posibles reacciones de Corea del Norte, que podría intentar capitalizar la situación. Actualmente el ejército surcoreano se encuentre en estado de alerta luego de que la semana pasada Pyongyang lanzara cuatro misiles de medio alcance al Mar de Japón.

 

Estas tensiones se suman al conflicto del Mar de China meridional que enfrenta al gigante asiático con sus vecinos del sur y a la tensa relación entre Pekín y Washington desde la llegada de Donald Trump.

 

¿Podrá el partido conservador sostener la situación sin una escalada de violencia? ¿Cómo se reconfigurará el equilibrio de poder asiático si gana el Partido Democrático?

 

Sin duda el orden regional asiático se encuentra en plena revisión, y los próximos acontecimientos serán claves para su futuro.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Facebook Clean Grey
  • Gris Icono de Instagram
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© 2018 by Augusto Salvatto.