La historia pendular y la siesta europea.

June 24, 2016

Análisis de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Multiculturalismo e identidad nacional. Integración y resurgimiento de los localismos.

 

La historia es un péndulo. Va de un lado al otro a veces sin darte tiempo a reaccionar. Si estás medio dormido, un día te despertás y lo que pensabas que era la corriente, el futuro, ya dejó de serlo. Europa durmió demasiado tiempo el sueño de la integración. A diferencia de lo que postularon algunos politólogos tras el fin de la guerra fría: La historia no terminó. La geopolítica sigue más presente que nunca y el Brexit nos lo demuestra. Se habló mucho en los últimos años sobre la integración, el pluralismo, la diversidad y el multilateralismo como el futuro. Desde la creación de la Unión Europea, en el mundo no pararon de crearse otras estructuras administrativas regionales para integrar países que hasta hacía unos años se desconfiaban mutuamente. Era la moda, “la onda”, el “paz y amor” del SXXI. América del Sur no podía ser la excepción: Se creó el MERCOSUR, una estructura totalmente vacía de contenido que pretendiendo ser un Mercado Común con moneda única y terminó siendo menos que un tratado de libre comercio. Hoy estamos con la UNASUR, Parlasur y demás. Viva la Integración. 

 

 Sin embargo, de a poco se empezó a ver que esta unidad era bastante mentirosa en la práctica. A medida que crecían los organismos regionales por un lado, por otro se exaltaban las identidades locales, condenando la diversidad y haciendo renacer el nacionalismo. Solo un par de ejemplos: Donde hasta 1990 existía “Yugoslavia”, hoy existen 7 (Si, siete) Estados Nacionales diferentes, y todavía se quieren seguir dividiendo. En España, el nacionalismo del País Vasco llegó a extremismos terroristas encarnados por la ETA, mientras que Cataluña quiere celebrar un referéndum para separarse del país (¡Visca el Barça!, capaz ayuda a Lio y Masche en sus problemas contra el fisco español). Hace menos de un año Escocia celebró un referéndum para separarse del Reino Unido y Gales va por un camino similar. A su vez, hoy nos despertamos con que el Reino Unido (Pero contra la voluntad de la mayoría de los escoceses) decidió separarse de la Unión Europea. Ni hablemos de Francia y sus problemas con la multiculturalidad que generaron el apogeo de partidos de extrema derecha. 

 

 ¿Cómo fue que pasó? ¿No era que la unidad era la moda? Bueno, esto suele pasar en la historia universal. Cuando se les va demasiado la mano con una idea (Integración, Multiculturalidad), surgen defensores de la otra (Separatismo, Nacionalismo). Algunos alzan la voz, se dan cuenta que no están solos, que cada vez son más, que en realidad son mayoría y no lo sabían. Otros se unen porque ahora hay una nueva idea de quienes son mayoría (y nadie quiere estar del lado perdedor), y así se derrotan los grandes paradigmas. No nos olvidemos que el nacionalismo surgió como ideología de la mano del romanticismo en la primera mitad del SXIX en territorios de lo que luego fue Alemania. Casualmente, solo unos años antes, esos territorios fueron ocupados por un intento de universalismo europeo previo a la UE: El Imperio Napoleónico. La historia es un péndulo. Y los que se duermen se quedan atrás.

 

 

Europa se durmió. Que pase el que sigue

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Facebook Clean Grey
  • Gris Icono de Instagram
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© 2018 by Augusto Salvatto.